Entrevistas

Peri Azar y la increíble historia de la película

Peri Azar también será tutora del Maratón Cinematográfico
Peri Azar también será tutora del Maratón Cinematográfico

La 23ª edición del Florianópolis Audiovisual Mercosur - FAM tendrá el honor de recibir a la multifacética cineasta argentina Peri Azar, que participa de la muestra Doc-FAM con su primer largometraje , Gran Orquesta. Ella también será tutora de los 25 estudiantes que participarán del Maratón Cinematográfico, actividad que forma parte del Rally Universitario Floripa 2019. Magíster en Conservación de Arte Digital, bachiller en Artes Audiovisuales y fotógrafa, Azar actualmente forma parte del área de educación del Museo de Cine de Buenos Aires y del archivo ARCA, con quien produce Home Movie Day Argentina. Es también socia fundadora de la productora 8A-110 y del colectivo ConClub Media.

Gran Orquesta, su primer largometraje, rescata la historia de la big band de jazz Héctor y su grand orquesta, que triunfó en Argentina entre las décadas de 1940 y 1960. Con cerca de 30 músicos y más de 500 composiciones grabadas, la banda se diferenciaba por duplicar los instrumentos, lo que le aseguraba una sonoridad espectacular Y la historia de ese documental nació de forma muy curiosa, como nos cuenta Peri Azar en la entrevista concedida al FAM.

Gran Orquesta se proyectará en la muestra competitiva DOC-FAM, el domingo 29 de septiembre a las 16h y a las 19:15h. El FAN 2019 tuvo la inversión del BRDE, Fondo Sectorial del Audiovisual - FSA, Agencia Nacional del Cine - Ancine, con realización de la Asociación Cultural Panvision, Muringa Produções Audiovisuais, Secretaría Especial de la Cultura, Ministerio de la Ciudadanía, Patria Amada Brasil, Gobierno Federal.

FAM - La historia de la película comenzó hace 19 años y de una manera muy curiosa. ¿Podría contarnos un poco sobre cómo sucedió esto?

Peri Azar - Una tarde de Noviembre del año 2000, caminando por calle Alsina y Entre Ríos, vi un baúl, dentro de un contenedor de basura de demolición. Era una baúl antiguo con forjas de hierro, me gustó y decidí sacarlo de ahí. Al abrirlo descubrí dentro una serie de carpetas labradas, perfectamente organizadas en instrumentos, dentro, partituras manuscritas, miles de partituras manuscritas. Automáticamente lo cerré y lo llevé a casa. Poco tiempo después me fui de Argentina y durante 11 años el baúl quedó cerrado, en Buenos Aires, esperando que volviera.

FAM - ¿Qué te llevó a producir finalmente esta película 19 años después?

PA - En 2013 volví a Buenos Aires a causa de mi investigación y tesis sobre cine doméstico y reutilización de archivos familiares.

Lo primero, por supuesto, fue armar nuevamente mi casa y entre otras cosas volví a reunirme con el baúl de partituras. Debería aclarar en este punto que soy una apasionada coleccionista de archivos privados (especialmente archivos huérfanos); tengo un enorme caudal de material encontrado en la calle, en la basura o en mercados con un valor histórico y artístico incalculable (la mayor parte fotográficos y fílmicos). Por ende el baúl era (y es) uno más de mis tesoros, a los que cuido con esmero y observo con atención.

Una tarde, una colega cineasta me pidió que le enseñara el baúl así que, guantes en mano, revisamos las partituras. Fue 11 años después del encuentro que sentí la necesidad imperiosa de escuchar esa música, que hasta entonces había sido poco más que un código cifrado para mi.

A partir de este momento todo fue un viaje alucinante de encuentros, lágrimas, magia, música, amor y por supuesto muerte. Siempre lo digo, la película comenzó a hacerse sin que nos diéramos cuenta. Yo solo buscaba escuchar la música y encontrar alguien vivo de la orquesta para devolverle sus partituras, pero lo que estaba pasando es que estos documentos mapeaban un terreno en donde cada uno de nosotros se convertía en nuevos nodos de información.

Esos cruces históricos, esa oportunidad del relato oral (siempre menos preciado, siempre secundario) de sujetarse de pleno con este testaferro en que se habían convertido las partituras, ponían en relieve una fracción del pasado completamente olvidada.

FAM - ¿Cómo se construyó la narrativa de la película una vez que los miembros de la orquesta fallecieron?

PA - Esta fue la mayor problemática en la investigación y por supuesto el gran desafío en cuanto a las propuestas de estructura.

Los músicos fallecieron muchos años antes de iniciar el rodaje, con lo cual lo que fuera que quisiéramos contar tendría que partir del recuerdo por reflejo (o recuerdos heredados), de testigos secundarios o de la información irrevocable y absoluta que brindan los archivos (irónicamente siempre sensible a sus múltiples lecturas e interpretaciones).

Creamos un cuerpo de voces o coro, que sujetaba una primera linea narrativa (aunque no la principal). Este coro construía un colchón histórico, muy subjetivo por supuesto, que servía de base para que el espectador mismo terminara de construir la imagen invocada del pasado, a la vez que materializaba la anécdota fundante del baúl y en consecuencia a mi misma (muy a mi pesar devenida en personaje por el profundo vínculo que había creado con todos estos protagonistas).

FAM - ¿Cuáles fueron los principales desafíos de este premier largometrage?

PA - Los principales desafíos fueron básicamente la financiación de la investigación (que duró al rededor de 4 años) y por supuesto la casi nula existencia de archivos públicos relativos al jazz en Argentina. La mayor parte del cuerpo de archivos utilizados fueron cedidos por privados (familiares, coleccionistas, investigadores y músicos) por lo que hizo falta una inversión energética y una cabeza muy muy dura para seguir, convencida de que visibilizar esta historia era absolutamente necesario.

Por otro lado (aquí haré una observación muy personal pero que fue condicionante) en el trayecto de 6 años que duró esta investigación y producción lamenté el fallecimiento de muchos amigos, aliados, colegas, compañeros... personas que me ayudaron en distintas etapas de esta película y que estaban ligados estrechamente con Gran Orquesta. Mi padre, mi productor ejecutivo, mi mejor amigo, mi gran aliada, mi fiel compañero.... y en cada uno de esos duelos tuve que detenerme y llorar, tardé el doble en terminar esta película pero fue exactamente el tiempo que debía tardar, el que la vida dicta.

FAM - El documental no pretende contar la historia del jazz en Argentina, sino grabar una parte importante de su historia, ¿verdad? ¿Puedes hablar un poco sobre esta oportunidad y la importancia de esta película para la historia de Argentina?

PA - Si bien Gran Orquesta no pretende plasmar una estampa histórica del jazz en Argentina, al mismo tiempo lo hace, de un modo menos radical quizás, más flexo, porque no hay verdades en Gran Orquesta, sino profundos deseos de revivir la mejor parte de la vida de alguien, tomar el punto de vista de mujeres y hombres comunes y permitirles entrar en los anales de la historia atravesándola de punta a punta con la lanza de la subjetividad.

Creo que permitir que esto que llamamos micro-historia interfiera en la macro (esa versión enquistada y sin sentidos que nos aprendimos de memoria) brinda a todos una nueva oportunidad de lectura sobre nuestra propia identidad. Creo al mismo tiempo que es del todo necesario atender al destino de los archivos privados como parte de nuestro patrimonio.

Por ende hacer esta película era un acto necesario, es lo poco o mucho que puedo aportar a las generaciones que vendrán cuando yo ya no esté. Increíblemente descubrí, posterior al estreno, que este descuido sobre los archivos privados parece repetirse en demasía en otros países, pero sobre todo descubrí que la gente se conmovía profundamente ante esta historia de rescate y amor, porque todos hemos perdido alguna vez y todos hemos deseado ser rescatados.

FAM - ¿Qué tan importante es llevar esta película a festivales como el FAM?

PA - Fundamental, por varios motivos. No podemos olvidar que estas orquestas entre la década del ´40 y ´50 forjaban una idea for export latinoamericana y por tanto se retroalimentaban en sus formas (muchas veces hasta ridículas en su afán de entrar en el mercado internacional, principalmente Norteamericano). Por tanto el vínculo entre Brasil y Argentina en este tramo histórico fue relevante.

Por otro lado, como dije anteriormente, el tema del rescate, visibilización y puesta en valor de nuestro patrimonio cultural excede a un país, es un gesto universal que deberíamos abrazar todos y por tanto si Gran Orquesta sirve para que al menos un ser humano piense en esas fotografías de sus abuelos antes de tirarlas ya habrá valido la pena.

FAM - Durante el FAM, también serás la tutora de 25 estudiantes del Rally Universitário. ¿Cómo ves esta oportunidad?

PA - Por un lado es una oportunidad de aportar y apoyar al FAM. Por otro creo que es asumir la enorme responsabilidad de actuar de faro para otros y conocer a fondo cuáles son las expectativas de los jóvenes latinoamericanos y cuáles son sus necesidades narrativas.

El 23º Florianópolis Audiovisual Mercosur tuvo el auspicio del Banco Regional del Desarrollo del Extremo Sur - BRDE, Fundo Setorial del Audiovisual - FSA, Agencia Nacional del Cine - Ancine, con realización de la Asociación Cultural Panvision, Muringa Producciones Audiovisuales, Secretaría Especial de la Cultura, Ministério de la Ciudadania, Pátria Amada Brasil, Gobierno Federal.

Parceiros