Entrevistas

Cine a favor del proceso de paz en Colombia

foto: Daniel Guillhamet
foto: Daniel Guillhamet

 La sesión del largo La Sargento Matacho, de William González, tuvo la presencia de la productora colombiana Alina Hleap para la primera proyección brasileña de la película, que retrata el período de violencia en el país iniciado con los bandoleros, entre 1948 y 1962, antes de la creación de las Fuerza Armadas Revolucionarias de Colombia. La proyección en el FAM se realiza en el momento en que el acuerdo de paza del gobierno colombiano con las FARC, firmado en noviembre de 2016, vive una crisis, con la prisión y amenaza de extradición para los Estados Unidos de uno de sus líderes. En la entrevista ella habla de una campaña por la que ella ha promovido.

FAM - La película trata de la época en que empezó la violencia en Colombia, ¿Cuál es la relación con el momento actual en el país?
Alina
- La película está basada en hechos reales, cuenta la historia de la primera mujer bandolera en Colombia, Rosalba Velasco, de lo que pasó en Colombia depués de 1948, cuando se inicia la época conocida como La Violencia, pero esa violencia continuó después, en el ámbito político, entre liberales y conservadores, o sea, lo que se formó en la época de la película fueron los bandoleros, después pasa a ser guerrilla, que es lo que sucede con las FARC. La película cuenta esa parte histórica como siendo la madre de la violencia existente hoy.

Lo que estamos haciendo con la película es crear espacios de diálogo para que las personas piensen sobre la historia del conflicto, algo que se repite cíclicamente por seis décadas y ahora que estamos en el processo de paz firmado no sabemos lo que va a suceder, lo que va a hacer el presidente.Estamos muy preocupados, como progresistas y pacifistas, porque involucra un gobierno fascista y esperamos que el movimento de más de 8 millones de personas que votaron por la otra opción, la paz, prevalezca. Vamos a resistir porque no podemos dejar que el acuerdo de paz, que demoró tanto, se acabe.

Las elecciones de este año fueron las más pacíficas en 60 años en Colombia, no hubo un solo muerto. Los hospitales militares están vacios porque no hay guerra, queremos que respeten el acuerdo, las FARC ya entregaron las armas, estamos preocupados pero tenemos fe, somos muchos. Con la película la idea es llevarla a muchos municipios donde se pueda hacer esa reflexión, ya fueron más de 90 proyecciones. La película es muy fuerte, para promover una catarsis al repecto. Al final de la sesión entregamos un papel con una semilla de acacia para que sea plantada, se vuelva un árbol y para que las personas no se olviden.

FAM - La película también levanta cuestiones de género, ¿de qué forma?
Alina
- La película tiene mucha relación con la violencia de género porque no habla solamente de la guerra, queremos mostrar que la guerra ataca física y mentalmente sobre todo a las mujeres, y es lo que pasa con la violencia doméstica, la mujer es el centro de todo. En el caso de Matacho ella era una generadora de vidas, por ser mujer, pero se convirtió en una segadora de vidas, una asesina, y abordamos eso de una forma amplia.

El 22º Florianópolis Audiovisual Mercosur tiene el auspicio del Funcultural, Fundación Catarinense de Cultura, Secretaría de Estado de Turismo, Cultura y Deportes, Gobierno del Estado de Santa Catarina, del Banco Regional de Desarrollo del Extremo Sur - BRDE -, Fondo Sectorial del Audiovisual - FSA -, Agencia Nacional de Cine - Ancine - , con apoyo de la Secretaría de Cultura y Arte de la Universidad Federal de Santa Catarina y realización de la Asociación Cultural Panvision, Muringa Producciones Audiovisuales, Ministerio de Cultura y Gobierno Federal.

Apoio