Entrevistas

Luis Lomenha, fundador de la ONG Cinema Nosso, habla sobre los proyectos con jovenes de la periferia de Rio

Foto: Marino Mondek
Foto: Marino Mondek

Luis Lomenha, uno de los consultores del 1º Rally Universitario Floripa, tuvo su primero contacto con un cinema en “Cidade de Deus”. A partir de os contactos hechos con película, el productor fondo junto a los cineastas Fernando Meirelles y Katia Lund la ONG Cinema Nossa, que prepara jóvenes de la periferia para el mercado audiovisual

Director da Jabuti Filmes, empresa responsable por la producción profesional de los trabajos de la ONG, Lomenha ha dirigido la serie Minha Rua e Luto como Mãe (2008). También fue el productor de diversas películas como Cidade de DEUS: 10 ANOS DEPOIS (2013) y Sob Luz e Sombras (2012). En esta charla, hablamos sobre su historia y sus proyectos en el cine.

Como empezó tu contacto con el cinema?
Yo empecé con el teatro con unos 16 años. En el teatro, yo hacia todo. Producía, manejaba, actuaba. Fue así hasta empezar a hacer cinema. El cinema, en verdad fue un acaso. Mis ganas eran de escribir y yo me forme en literatura. Pero acabo que el cinema robo la escena de la literatura en mi vida. Luego después de la experiencia de montar un espectáculo en el teatro, fui hacer en la película (Cidade de Deus). Allí acabe enamorado por el audiovisual. La oportunidad que yo tuve que trabajar como actor en una participación pequeña, pero después de eso quede muy cerca de los directores Fernando Meirelles y Katia Lund y montamos una escuela juntos. En aquella época, nosotros formábamos las personas para el Cinema, porque no existía el digital. Era en 2001. Hoy, LA ESCUELA Cinema Nosso tiene un cierto prestigio en la formación audiovisual.

La oficina de usted donde quedaba? Nos puede contar como fue ese comienzo del Cinema Nosso?
El lugar donde fue preparado el cast de Cidade de Deus era una Fundição Progresso, que acabo siendo nuestra base. Quedamos unos dos años en ese lugar. Éramos un grupo pequeño y, con la producción de Cidade dos Homens por la O2, muchos de nosotros acabamos laburando en la serie y fuimos para el mismo lugar que la O2 fue en Botafogo. Cuando la serie termino, fuimos para el predio administrativo del grupo Estação de Cinema, que es un grupo de sala de cinema de su responsable por la organización del Festival del Rio. Fue extremamente importante porque era el principal lugar del cinema independiente brasileño. Teníamos contacto con todas las películas que llegaban, brasilero o extranjeros. Mi formación vino de asistir muchas películas. Es algo que me preocupaba sobre las nuevas generaciones. Cuando paramos para hablar, dar una clase, y vos decís a uno de ellos “La película que vos quieres hacer es muy parecido con la película x” Y la mayoría jamás vio tal película, sabes? Eso es muy preocupante, porque el cinema que producís reflete en tu repertorio, las películas que viste.

Como ustedes hacían para llegar a los jóvenes de la periferia, que era el foco del Cinema Nosso?
Ciudad de Dios fue una de las películas más importantes de aquella época, que generaba una procura casi que automática de los jóvenes de la periferia que quieran ser actores o famosos. Solo que jamás laburamos con formación de actores. Ellos venían buscando una cosa y encontraban otra. En el inicio fue así. Después la escuela acabo creando un cierto nombre. Hoy hay una búsqueda muy grande no solo de jóvenes de Brasil, más de otros países.


La Jabuti Filmes entra en eso como una forma de producir eso todo?
Cuando el Cinema Nosso nasció no teníamos la intención de crear una escuela salvar los jóvenes y el mundo. Queríamos salvar nuestras vidas. Era un bando de jóvenes de periferia, que se ha reducido a un grupo de cinco personas, y en ese momento queríamos trabajar. No teníamos una relación institucional. Nosotros trabajamos en las productoras y nos encontrábamos en el fin de semana para realizar proyectos juntos. Lo que paso fue que empezamos a hacer películas propias. E surgió la necesidad de crear una empresa. En el inicio éramos jóvenes haciendo películas, después fue formalizando, creciendo y la exigencia de calidad, y pasamos a crear una relación empresarial. La productora vivió mucho tiempo de película institucional y, hoy, tenemos conseguido mantener una receta razonable tras de producciones de serie para televisión y de algunas coproducciones internacionales. Empresas de los EUA y de la Inglaterra son nuestros mayores aparceros comerciales.

Hablando en serie para televisión, quería hablar con vos un poco sobre Minha Rua. Es uno de los equipos con mayor representatividad negra de la televisión…
Creo que es el mayor equipo de negros de producción de serie para televisión. Sacamos foto del equipo y éramos casi 90% negros. Hacer eso solo es posible porque nuestra productora acaba invirtiendo parte da receta en la formación de esos jóvenes por el Cinema Nosso. El Rio de Janeiro es una ciudad muy negra. El cinema no reflexiona esa realidad, entonces eso siempre fue una búsqueda nuestra. “Cidade de Deus” quien sabe tenga e mayor elenco negro del cinema nacional. Eso, de alguna manera acabo haciendo con que muchas personas avancen en el área después. Hubo una movilización muy gran, no sola por nuestra inferencia directa, pero por organizaciones de todo el Brasil, en la época de gestión de ministro de la cultura Gilberto Gil, de incentivo a esas acciones populares de la formación audiovisual, aumentando significativamente el número de negros trabajando en el mercado audiovisual. El Cinema Nosso, siguió con esa orientación y, naturalmente, o Minha Rua es un equipo formado por negros.

El FAM 2017 tiene el patrocinio Funcultural/Fundación Catarinense de Cultura, Secretaria de Estado de Turismo, Cultura e Deportes, Gobierno do Estado de Santa Catarina, da Petrobras e do Gobierno Federal, con apoyo de la Secretaria de Cultura e Arte da Universidad Federal de Santa Catarina e realización de la Asociación Cultural Panvision.

Apoio