Entrevistas

Artigas, en busca de la Patria Grande

Elaine Tavares con su equipo
Elaine Tavares con su equipo

El documental Artigas, um caminho (2017, 32 min), de la periodista y educadora del Instituto de Estudios Latinoamericanos de la UFSC, Elaine Tavares, debuta en el FAM en la Muestra-DOC FAM. Producido de forma independiente, retrata un viaje intimista, con un equipo pequeño, que rehace el trayecto de 500 quilómetros en Uruguay recorridos por José Artigas y por 16 mil personas que lo seguían, en 1811, en lo que se conoce como Éxodo Oriental o Redota. El episodio construye el camino de la independencia uruguaya.

El FAM 2017 tiene el auspicio de Funcultural/Fundación Catrinense de Cultura, Secretaría de Estado Turismo, Cultura y Deportes, Gobierno del Estado de Santa Catrina, de Petrobrás y del Gobierno Federal, con apoyo de la Secretaría de Cultura y Arte de la Universidad Federal de Santa Catarina y realización de la Asociación Cultural Panvision.

Pregunta - Su interés en Artigas y en la historia de América Latina y en los movimientos de liberación es de larga data. ¿Puede hablar más sobre esto?

Elaine Tavares -
Soy nacida en la zona que limita con Argentina y Uruguay. Desde niña oigo hablar de Artigas e inmediatamente me enamoré de él. Toda la vida escribí sobre él, investigué y demás. América Latina es mi patria y desde la infancia estuve ligada a los héroes y heroínas de la liberación. Fue a partir de la vivencia con Gina Couto, una uruguaya que trabajaba aquí en Floripa, con el MST, que tuve la idea de recorrer, en coche, el camino de la Redota, que Artigas hizo con más de 16 mil personas. Era un deseo mío, personal, íntimo, de andar por los caminos que él anduvo, hasta que en 2015 fue posible. Gina iba conmigo, pero se enfermó y no pudo ir. Lamentablemente murió antes de la película estar lista, pero está dedicada a ella. Y fue uno de aquellos momentos estelares que se tiene en la vida pocas veces...

Pregunta - Este es el debut de la película y la primera vez de una producción suya en festivales. ¿Cómo fue realizar la película?

Elaine - Siempre trabajé con video, desde los 20 años como reportera y productora, en televisión y después de manera autónoma. He hecho varios videos y documentales, pero nunca me había preocupado en ponerlos en festivales. Este lo puse por causa de Gina, ella quería que Artigas y el camino de la Redota pudieran ser conocidos por los catarinenses, entonces decidimos mandarlo al FAM. Hacer el video fue tranquilo, tomamos un coche viejo y con tres compañeros más fuimos siguiendo la ruta. No fue muy fácil encontrar los puntos del camino, pues está poco señalizada, sin embargo terminó siendo un descubrimiento mágico. Es un documental sencillo e intimista, pero posee esa cosa importante que es la de contar sobre Artigas, ese hombre increíble y sobre la marcha del pueblo con él.

Pregunta - ¿Cómo hizo viable el documental?

Elaine - Viabilizamos por nuestra cuenta. Cada uno fue responsable por sus gastos personales y Rubens Lopes (director de fotografía y editor) y yo garantizamos la gasolina. Toda el viaje fue así. En el equipo estaba Antonio Martins en sonido directo y Paulo Renato Venuto, como asistente de cámara. Y la posproducción la hicimos en mi casa, despacio, con los pocos recursos materiales que teníamos. Tuvimos apoyo del Iela (Instituto de Estudios Latinoamericanos de la UFSC), donde trabajo, que nos prestó la cámara.

Pregunta - ¿Cuál es la relación de su película y del tema con nuestra situación política actual, en el país y en América Latina?

Elaine - Artigas (en Uruguay) y Bolivar fueron los únicos de los libertadores que se jugaron la vida en la construcción de la Patria Grande, la América unificada, los pueblos hermanados. Artigas comandó a la gente de Uruguay en la saga de liberación, y estaba junto a los negros, los indios y las mujeres. Fue el único que implementó una reforma agraria y tenía como método realizar grandes asambleas populares para que el pueblo pudiera decidir las cosas. Imagínese que anduvo más de 500 quilómetros con 16 mil persona atrás, y todo fue hecho con la participación popular en cada decisión tomada. Eso fue increíble. Como Bolivar, también fue traicionado por los otros generales que querían apenas poder y nunca lucharon por la liberación de verdad. Hoy en América Latina, todavía estamos tratando de construir el sueño de Artigas y de Bolivar. Por algunos años lo conseguimos, con Chávez, Cristina, Mujica, Evo y otros avanzar, pero ahora estamos de nuevo retrocediendo. Artigas sigue siendo un ejemplo para nosotros que soñamos con la Patria Grande construida con libertad, con participación.

En Brasil, vivimos un golpe, el asalto del poder por hordas de ladrones que venden la patria por treinta centavos. Como Artigas, luchamos contra eso y lucharemos hasta la victoria. Artigas fue derrotado, los indios que marchaban con él fueron asesinados en emboscadas hechas por los generales antes amigos, los negros fueron perseguidos. Sin embargo, aquello que la gente vivió con Artigas todavía resuena en los caminos de Uruguay y de la patria grande. Por eso recuperaremos esa historia, para recordar y para volver a caminar, en el rumbo de la liberación.

 

Apoio